Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Libertad condicional

La libertad condicional, conocida como “cuarto grado”, es la última fase del cumplimiento de la condena para aquellas personas que normalmente proceden del régimen abierto.

Acceder a la libertad condicional supone la salida en libertad con entrevistas con los profesionales del Equipo Técnico referente hasta la finalización total de la condena. Dicha libertad se condiciona a que no se cometa un nuevo delito ni se incumplan las reglas de conducta impuestas por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria. Penitenciariamente es un beneficio penitenciario.

En la actualidad, existen diferentes modalidades de libertad condicional:

  • Libertad condicional ordinaria a las 3/4 partes;
  • Libertad condicional a las 2/3 partes y anticipada;
  • Libertad condicional extraordinaria a la mitad de la condena para aquellos que se encuentren cumpliendo su primera condena y ésta no supere los tres años de prisión
  • Libertad condicional de enfermos y septuagenarios;
  • Libertad condicional en casos de condenados extranjeros;
  • Libertad condicional en algunos casos de múltiples condenas;
  • Libertad condicional de personas condenadas por delitos cometidos en el seno de organizaciones criminales o delitos de terrorismo;
  • Libertad condicional de condenados a prisión permanente revisable.

Así son múltiples las posibilidades de concesión de la libertad condicional, dependiendo de las variables individuales de cada caso.

Los abogados del área de derecho penitenciario actuamos únicamente si hay posibilidades reales de obtener el beneficio penitenciario de la libertad condicional. 

Pídenos
más información

Consúltanos