Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Permisos penitenciarios

Los permisos de salida forman parte del tratamiento penitenciario y son un elemento esencial para oxigenar el cumplimiento de la condena y preparar la vida en libertad.

Contar con el asesoramiento especializado en esta materia es clave, evitando al cliente gastos innecesarios y otras consecuencias indeseables, dado que en ocasiones, a pesar de cumplirse los requisitos legales para la concesión de un permiso penitenciario,  la aprobación judicial no es automática y es nuestro deber ser transparentes. En este sentido, garantizamos la tranquilidad del cliente, informándolo con claridad de la estrategia legal y la probabilidad de éxito de cada caso en los diferentes momentos del procedimiento.

Las personas clasificadas en 2º grado de tratamiento penitenciario pueden llegar a disfrutar de un total de 36 días al año y las clasificadas en 3º grado de tratamiento penitenciario 48, siendo 7 días el tope máximo de duración de cada permiso.

Los requisitos para su concesión, siguiendo el artículo 154 del Reglamento Penitenciario, son:

  • Estar clasificado en 2º o 3º grado de tratamiento;
  • Tener la cuarta parte de la condena cumplida;
  • No observar mala conducta.

Aún así, su aprobación no es automática por parte de los Tribunales. Han de valorarse, también, el riesgo de quebrantamiento de condena, de comisión de nuevos delitos o si el permiso puede repercutir perjudicialmente en el programa de tratamiento penitenciario.

La especialización es determinante para informar con claridad al cliente de las posibilidades para la concesión del permiso de salida y los factores que los determinan. Y en ello, somos expertos.

Pídenos
más información

Consúltanos